Todo jugador debe tener un absoluto dominio del balón, éste ha de ser como una
prolongación de su cuerpo. El jugador ordena y el balón obedece, no al revés. Hay que trabajar con ambas manos y tener pleno conocimento de las evoluciones del balón (trayectoria, velocidad, efectos, etc.) Para conseguir todo esto debemos trabajarlo continuamente realizando todo tipo de ejercicios (con uno y dos balones, distintos lanzamientos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.