Es la acción de poner el cuerpo en movimiento hacia adelante de forma rápida mediante el impulso de un pie a la vez que el otro avanza y el tronco se inclina para conseguir velocidad.
La rapidez de la arrancada depende de la velocidad de reacción y de la potencia
principalmente. Siempre que estemos flexionados y no rígidos, atentos, es decir, en el juego.
Podemos distinguir dos formas de arrancada:
a) Abierta: El pie que se adelanta en primer lugar es el que corresponde a
la dirección que vamos tomar. Si salimos hacia la derecha, el pie
derecho se adelantará primero y el izquierdo será de impulso.
b) Cruzada: Adelantamos el pie contrario a la dirección que vamos a
llevar cruzándolo por delante del cuerpo. Si salimos por la derecha
adelantamos el izquierdo cruzándolo hacia el lado derecho del cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.