• Metemos al defesor dentro para forzar una recepción interior parando en dos tiempos. La pierna adelantada será la más próxima a la línea de fondo a la vez que pedimos el balón.
• Todo ello como siempre manteniendo un buen equilibrio, flexionados viendo todo lo que pasa en el campo, etc.
• En cuanto hemos realizado el 2º tiempo de la parada, cruzamos este pie por delante del defensor con un pivote exterior sobre el pie retrasado en dirección al balón. Colocando así la
pierna y el antebrazo del pie libre delante del defensor (contacto) para proteger la recepción del balón autobloqueándonos.
• El otro brazo será el “blanco” adelantando la misma pierna hacia le balón para favorecer la recepción mejorando la línea de pase.
• Esta acción nos sirve para evitar que perdamos pases, porque el defensor llega en todo momento a estar a un paso de la línea de pase, así que lo que pretendemos es colocarnos en su trayectoría para ganar una posición, un espacio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.