La tarde del domingo será recordada por la inmensa cantidad de triples que se tiraron en el Pabellón Municipal de Simancas. Un primer cuarto a enmarcar por los nuestros aventajando el marcador por un 18-2. El rival de enfrente, Pedrajas, consiguió volver a meterse en el partido gracias a sus 13 triples que marcarían a lo largo del partido. Los nuestros lo tuvieron todo; garra en defensa, buenos ataques, salidas rápidas de balón pero solo faltó eso: igualar su alto porcentaje de anotación desde la línea de triple. El partido del domingo se pudo reprochar en muy pocos sentidos, puesto que, los nuestros jugaron muy bien, pero, el aluvión de triples terminó por acabar el encuentro en derrota.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.