Benito

No eran buenas las expectativas creadas sobre la generación de los años 1999-2000 que entrena en La Enseñanza. Un preparador novel en la categoría y una estructura de club nueva, tampoco presagiaba nada positivo para esta temporada, pero cuando hay ilusión y trabajo todo es posible.


Trabajo sin duda alguna, liderado por nuestro presidente, capaz de ponerse la corbata por la mañana para mediar por el club en las instituciones y el chándal por la tarde para mediar también con nuestro tesoro más preciado, los niños de la escuela.
Trabajo el de los jugadores, horas y horas de entrenamiento les contemplan, ni la lluvia ni el frió pueden con estos chicos.
Ilusión la de los padres, apoyando el proyecto para que sus hijos pudieran competir a un nivel que se ha demostrado este año que es el suyo.
Ilusión también, la del cuerpo técnico, que creyó desde un principio en esta generación, trabajando siempre en pos del desarrollo de los jugadores con el único objetivo de que sólo destaquen ellos. En definitiva la suma de todo han llevado a esta generación a la Final Four de este año.

El equipo del Castilla llegaba bastante motivado al encuentro que le enfrentaba en su cancha, inexpugnable esta temporada, al actual líder de la categoría, la Flecha. Dos equipos con filosofías distintas, se batieron en un duelo que sólo el mejor podría llevarse.
Comenzó el partido con mucha intensidad de los locales que querían dejar claro desde el primer momento que el partido sería suyo. Andrés y Prieto obstaculizaban la subida del balón, Javi y Viti impedían buenas recepciones de los jugadores interiores y sumado al acierto anotador, provocaría el primer tiempo muerto de los visitantes.
Un descenso en la anotación desde el exterior y la dudosa interpretación del reglamento del juego por parte de los árbitros permitiría a La Flecha llegar al descanso liderando el marcador.
En el inicio del segundo periodo los de Simancas volvieron a apretar en defensa y unido a la mejora en el porcentaje de tiro de campo les permitiría obtener una ventaja que no sería capaz de remontar el equipo rival en todo lo que restaba de partido.
Destacar de nuestros jugadores la dirección de los dos bases Andrés y Vaquero, el despliegue defensivo de Javi y Prieto, el dominio de la zona de Viti, la garra de David y Alex enfrentándose con éxito a jugadores físicamente superiores y el liderazgo de Carlos que junto a Víctor y Vaquero supieron echarse el equipo a la espalda en los momentos claves.
La victoria clasifica a falta de una jornada al equipo para disputar el título de segunda división que da derecho a la lucha por una plaza para el campeonato de España de Clubes.
Seguimos soñando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.